¿Por Qué Contratar Un Asesor Inmobiliario?


Como asesores inmobiliarios profesionales siempre nos encontramos con esta misma inquietud por parte de los dueños de los inmuebles: ¿por qué debo contratar un asesor inmobiliario y no vender personalmente mi propiedad?

Es bien sabido que muchas personas se recienten frente al tema de la comisión y, entre más costosa la propiedad, más resistencia al pago. Esta, muchas veces, es la objeción de mayor peso y la que impulsa al propietario a ofrecer menos del 3% o a no utilizar los servicios de un asesor inmobiliario.

Pues bien, es importante que nuestro futuro cliente valore nuestro trabajo, para ello, es necesario que conozca cuáles son las ventajas que se obtiene al contratar nuestros servicios, si  ya  decidió  vender su inmueble.

Primera ventaja: Tiempo

Todos los seres humanos actuamos impulsados por necesidades y, generalmente, cuando alguien se decide a vender su predio quiere hacerlo en el menor tiempo posible o, como mínimo, en el tiempo promedio para la zona.

Un asesor inmobiliario profesional conoce los tiempos promedio de venta de los inmuebles de su segmento objetivo.

Y el cliente: ¿Qué disponibilidad real de tiempo tiene? Si alguien quiere vender cualquier tipo de producto debe tener siempre presentes los requerimientos y necesidades del cliente. Limitar los horarios para mostrar el predio equivale a reducir el número de oportunidades de venta, lo que incide directamente en el tiempo promedio de venta del inmueble.

Segunda ventaja: Precio

La gran mayoría de las veces el cliente no tiene claro cuánto vale realmente su predio y pocos son los previsivos que cuentan con un avalúo técnico que les de parámetros reales de precio. La experiencia indica en estos casos que el propietario tiende a dar un valor más alto al predio. Y esto afecta no solo el tiempo de venta: habrá una mayor demora, sino también el precio de venta final: lo venderá por debajo del precio promedio de mercado; esto en términos reales significa que perderá más dinero del que nominalmente calcula.

Un asesor inmobiliario profesional sabe cuánto cuesta el inmueble en el segmento que maneja, tiene en cuenta parámetros como estado de la vivienda, ubicación (vía principal o secundaria), uso, entre otros.

Tercera ventaja: Seguridad

Cada día conocemos un nuevo caso en el que, o los dueños de los inmuebles son, como mínimo, asaltados y robados o inclusive nuestros propios colegas han estado al borde de la muerte.

Como asesores inmobiliarios profesionales contamos con una serie de filtros que permiten minimizar la posibilidad de encontrarnos en situaciones vulnerables con peligrosos delincuentes.

Cuarta ventaja: Conocimiento de los Trámites Legales

Aunque las Notarías se han preocupado por brindar un servicio cada vez más eficiente al momento de protocolizar la venta de una propiedad, sabemos que tanto el comprador como el vendedor están sujetos a varios tipos de problemas, que pueden ser un verdadero dolor de cabeza: documentos alterados, estafas, deudas insolutas con impuestos distritales, administraciones, empresas de servicios públicos, gravámenes de valorización, etc.

Quinta ventaja: Mercadeo

Un asesor inmobiliario profesional cuenta con herramientas de mercadeo que permiten disminuir costos y mostrar los predios a quienes están realmente interesados. Cuenta con una red de colegas, profesionales como él, que pueden apalancar el proceso. Inclusive, en su base de datos de clientes es posible que haya un cliente esperando un predio de similares características.

Por último, y esto debe quedar bien claro, el cliente debe saber que ésta es nuestra profesión, a lo que nos dedicamos. Tal vez el cliente sea un buen financiero o economista, inclusive, un excelente constructor. Pues bien, todo en nosotros debe dejar claro que somos asesores inmobiliarios profesionales… ¡zapatero a tus zapatos!

Todos los derechos reservados a Mundo Inmobiliario © 2020.
Sitio desarrollado por Muselab Digital.

Comparar